| x | x | x |

Miércoles.

'Lo peor de todo, es que te sigo esperando.'

Hoy me ardía la mirada
cuando recordaba tus llamadas a media noche
susurrándome palabras bonitas.
Y mis pupilas dilatadas
desvelando mi secreto.
Y tú ahora, de cama en cama,
intentándome olvidar.
Pero estoy clavada
en todas esas zonas punzantes de tu cuerpo
en las que me podía enganchar.
Fuiste tan cruel
de cambiar mi coma
por un punto final
en nuestra historia
sin vuelta atrás.
Y yo cómo tonta,
sigo esperando
que llames a la puerta
un miércoles cualquiera
y me susurres un
‘Te busco
porque no me encuentro.’


4 comentarios:

  1. La última frase es como un soplo de aire fresco en la punta de la nariz, y como el beso que vas a recibir dentro de poco de, ay, ya sabemos quién.
    Y me gusta. Como pellizcar. Como sonreír fuerte. Como acariciar esa zona punzante.

    Presioso loka. Jdr, presioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cereza.
      Pero no compares esto con las maravillas que escribes tú.

      Eliminar
  2. Como bien dice cereza, la última frase es un suspiro en medio de una multitud.

    ResponderEliminar